sábado, 2 de agosto de 2014

Japón 2014: Recuerdos de viaje


Japón está de moda.

Al menos esa es mi impresión personal; porque cada día encuentro aquí y allá un número creciente de fotos y artículos glosando alguno de los muchos aspectos culturales, gastronómicos, turísticos, fotogénicos y pintorescos del País del Sol Naciente.




Quizás ese número elevado de llamadas de atención estuviera allí antes, y simplemente pasa que ahora las detecto con mayor facilidad porque hemos venido de Japón hace unas pocas semanas. Es como cuando te rompes algo y de pronto el mundo parece llenarse de gente con un brazo o una pierna escayolada como un reflejo de la tuya recién adquirida; no han aumentado los accidentes, simplemente el tuyo te ha hecho tomar conciencia de lo que antes pasabas por alto.




El caso es que veo y leo mucho acerca de Japón últimamente. A veces detecto exageraciones, que atribuyo a los excesos de la publicidad y el marketing para atraer clientes hacia uno u otro operador de viajes, a viajeros extraordinariamente entusiastas, e incluso a periodistas necesitados de hacer destacar su artículo con un plus de imaginación.




Pero en general coinciden con mis recuerdos y experiencias, y puedo decir que se trata de un país merecedor de ser destino turístico por múltiples razones. Por apuntar sólo algunas, podría destacar:

- La cortesía y amabilidad de los japoneses.
- La pulcritud de sus ciudades y pueblos.
- La comodidad y asombrosa puntualidad de sus transportes.
- La seguridad ciudadana, y el civismo de sus gentes.
- El curioso contraste entre lo futurista y lo tradicional.
- El cuidado exquisito de los detalles en la vida diaria.
- El gran número de peculiaridades que diferencian a Japón y sus habitantes de cualquier otro país asiático u occidental.




Y es precisamente esto último: las diferencias entre nuestro entorno cotidiano y lo que encontramos al llegar a otro país y otra cultura, lo que hace del viaje una experiencia única y enriquecedora que deseamos repetir una y otra vez.




Y Japón no defrauda. Porque bajo el aspecto occidental de sus ciudades, sus ropas, sus transportes, sus negocios, sus diversiones, subyace un espíritu netamente oriental que tiñe, sutilmente a veces y otras con apabullante presencia, las múltiples facetas de su vida diaria.




Volveremos a Japón, si el destino nos lo permite. Pero de momento quisiera dejar aquí algunas pinceladas de lo que hemos visto y vivido hasta ahora en nuestro pasado viaje. Puede que a otros les sea útil, o simplemente entretenido; eso me gustaría. Pero aunque solo sea por recordar esos días agradables y las cosas interesantes que hemos visto ya merece la pena.




Así que, en las siguientes entradas de este blog, intentaré contaros algunas de las cosas que más nos han gustado, interesado, sorprendido... de este nuestro último y reciente viaje. No será una "guía turística" del país, ya que para eso hay otros buenos lugares donde encontrar todos esos datos prácticos de cara a preparar el viaje; solamente me gustaría transmitiros mis impresiones y, si contribuyen en algo para animaros a emprender ruta, tanto mejor.